Categorías
Uncategorized

Una carta a mi Mejor Amigo

fuente


En esos momentos complicados no pediré tu ayuda si no que te daré la mía porque siempre tu a mi me has ayudado. Somos amigos, los mejores, hasta parecemos aveces más que hermanos, sin embargo nos une más que una fraternidad y explicarlo es complicado, porque es de sinceridad y a pasar del tiempo ambos nos los hemos demostrado.

La lluvia calma el calor y yo soy como leñas ardiendo y tus palabras me calman como la lluvia. Aprendo lentamente y así me comprendes, me juzgas pero no me condenas, me miras pero no me desprecias. A veces callo y tu me escuchas y hablas como si fueran mis respuestas.

No hay tiempo perdido en el desahogo, pero me salvas cuando me estoy ahogando con mis rencores. El bálsamo cura las heridas y tus oídos escuchan como bálsamos a mis heridas.

El cariño de nosotros es frío y caliente y tumba las montañas que llevamos en nuestra mente, te quiero como como esa montaña que me estás quitando, es decir, inmensamente, y todo lo que has hecho por mí durará por siempre.


Atentamente:
Ezer Ledezma

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *